EXPOSICIÓN «ecodenuncia»

Created with Sketch.

Exposición fotográfica donde se muestran 25 fotografías de tamaño gran formato de 150 x 100 cm. montados en bastidor de cuatro metros cuadrados de hierro y preparada para exteriores.


Las fotografías muestran la interacción de los seres vivos, algunos muertos, con los restos de basura antropogénica, proveniente del mundo de los humanos no concienciados.


Es una exposición algo inquietante, ya que no deja de sorprender al espectador, encontrar tanta basura. El fin principal del evento es transmitir que algo mal se está haciendo y somos nosotros mismos los que debemos poner solución a este problema, que es real, como la vida misma.

Cada fotografía lleva una leyenda explicativa que sirva de educación medioambiental.

FECHA: Del 29 de marzo al 11 de abril de 2021.

LUGAR: Puerto Deportivo Marina de las Salinas de San Pedro del Pinatar, en la Región de Murcia.

Cartel anunciador.
MAR MENOR

Un caballito de mar hembra, agarrada a un sedal con boya, perdido de algún pescador de caña.

MAR MEDITERRÁNEO
Un colorido molusco marino, Chromodoris krohni, se alimenta ramoneando las microalgas y las esponjas que crecen en cualquier superficie. A su vez éstas absorben las sales tales como la tóxica procedente del plomo, siendo bioacumulables y mortíferas para cualquier forma de vida.

MAR MEDITERRÁNEO
Un molusco marino, Elysia timida, paseándose por la punta de un anzuelo perdido de algún pescador de caña. Si algún depredador de este molusco intenta llevárselo a la boca, se llevará también el anzuelo y quedará preso de por vida hasta morir, y se repetirá el hecho con otro depredador.

MAR MEDITERRÁNEO
Los singulares y bellos caballitos de mar son cada vez más escasos y difíciles de ver. Este Hippocampus guttulatus está luchando por desenredarse de una maraña de sedales, curricanes y plomos que ha encontrado en su paso, perdidos por siempre.

MAR MEDITERRÁNEO
Este animal, que está emparentado con los caracoles, se llama Elysia timida. Se está paseando por encima de una carátula de un auto-radio. Podemos observar la figura y las marcas de los dígitos numéricos fabricados con plásticos y metales contaminantes.

MAR MEDITERRÁNEO
Los plásticos denominados de un sólo uso, como este recipiente, llegan por millones al mar. Después se degradarán hasta convertirse en microplásticos que podrán ser ingeridos y entrar en la cadena trófica. Este raó, Xyrichthys novacula, merodea un tupper.

MAR MEDITERRÁNEO
Un leve roce de esta urticante medusa, Pelagia notiluca, es muy doloroso. Pero aún es más doloroso ver cómo un simple envoltorio de plástico de un paquete de cigarrillos, puede asfixiar, literalmente, cualquier escapatoria de este precioso animal.

MAR MEDITERRÁNEO
Un pez, Parablennius tentacularis, se asoma por el cuello de una botella de vidrio. Siempre alerta por si algún depredador se acerca o quizás una víctima que pueda ser el alimento del día. Un refugio casi infranqueable y duradero por miles de años.

MAR MEDITERRÁNEO
Las botellas de vidrio son estupendas ocasiones para residir de por vida, ya que pueden tardar cuatro mil años en descomponerse, mientras será cubierto por algas epífitas y otros seres vivos, que lo harán invisible para los depredadores del pez Parablennius tentacularis.

MAR MEDITERRÁNEO
Casualidad que esta babosa de la familia de los nudibranquios, Spurilla neapolitana, se pasea por encima de un periódico, apunto de pasar por encima de una palabra que viene ideal para mostrar el estado de ánimo, tanto del fotógrafo como del animal. ENFADO.

MAR MEDITERRÁNEO
Muchas artes de pesca quedan abandonadas en el fondo del mar, como esta nasa para pulpos, que perdió su cabo de izado. Se convierte así en una trampa mortal interminable, ya que la presa que quede dentro, morirá sin poder escapar y será alimento de la siguiente víctima.

MAR MEDITERRÁNEO
Poca suerte tuvo este pez babosa, Parablennius pilicornis, al quedar atrapado en los cortantes filos de esta lata de refrescos, depredador que mata sin necesidad de tener que alimentarse con su presa. Millones de latas yacen en el fondo del mar.

MAR MENOR
Los restos de cabullería de los puertos deportivos y pesqueros quedan posados en el lecho marino, como es en este caso. Los caballitos de mar se aferran a ellos y para mimetizarse, adoptan colores similares y así, evitar posibles depredadores.

MAR MENOR
Una pareja de Hippocampus guttulatus adulta, el macho agarrado al eslabón de una línea encadenada, dentro de un puerto marítimo y la hembra a un sedal con boya, perdido por algún pescador de caña.

MAR MENOR
Lo único que le queda a este Hippocampus guttulatus es integrarse en el medio, mimetizarse, quedarse quieto igual que la lata de refresco, para que ningún depredador pueda usarlo de alimento, aunque en ocasiones, sus verdaderas amenazas son invisibles.

MAR MEDITERRÁNEO
Los Hippocampus guttulatus, al igual que todos los caballitos de mar, son pésimos nadadores y la única forma que no se los lleven las corrientes es agarrándose con su cola prensil a cualquier cosa. Esta vez a unos restos de cables eléctricos.

MAR MEDITERRÁNEO
Cualquier oquedad es válida para poder guarecerse, como lo hace este pequeño pez de cabeza dorada, Gobius xanthocephalus, que ha encontrado un refugio estupendo en una botella de plástico, teniendo a la vista a sus depredadores y a sus presas.

MAR MENOR
Los animales buscan cualquier tipo de escondite para evitar ser devorados. Este pez, Gobius niger, se ha apoderado de una tubería corrugada de plástico. Asomado como si estuviera tomando el sol por la ventana de su chalet.

MAR MENOR
Las botellas de vidrio son una oportunidad de fortificación para especies, como este pez chaparrudo, Gobius niger, que usará como refugio de su puesta de huevos, donde una vez eclosionados estarán libres de amenazas exteriores.

MAR MEDITERRÁNEO
No sólo es una envoltura de plástico metalizado, sino que llevará restos de los compuestos químicos de los que está fabricada la crema solar. Millones de estos objetos yacen en los fondos marinos esperando ser recogidos, o quizás, no.

MAR MEDITERRÁNEO
El ermitaño, Diogenes pugilator, cuando crece, debe cambiar su lugar de residencia, buscando uno que pueda proteger su blando cuerpo. En este caso el crustáceo intentó sin éxito meterse en el tapón metálico de una botella.

MAR MEDITERRÁNEO
Una red a la deriva o fondeada, denominada red fantasma es capaz de aniquilar miles de animales de forma interminable durante muchos años. La única forma posible de frenar este ataque es recogerla a mano, siendo una operación muy costosa.

MAR MEDITERRÁNEO
Todos los objetos que nos encontramos en el fondo marino provenientes del ser humano conforman la basura. No siempre estos objetos han sido tirados en algunas ocasiones han sido perdidos. Pero el fin es el mismo, contaminar.

MAR MEDITERRÁNEO
Muchas especies, como este pez ballesta aprovechan los restos de basura flotante para refugiarse y alimentarse de otros organismos que prosperan. En este caso se trata de fondeos improvisados con varios bidones de plástico.

MAR MENOR
Dos animales muertos, una anguila, Anguilla anguilla y un lenguado, Solea solea. Ambos yacen junto a una botella de vidrio y un cubo de plástico. Cuatro piezas de un ajedrez cuya partida nunca acabará, a no ser que movamos ficha, sin matar al Rey.


Unas imágenes, para que se hagan una idea de los soportes y bastidores de hierro en los que la exposición va montada, y de lo grande que puede llegar a ser, sin tener que estar las fotografías muy lejos unas de otras, aconsejando llegar entre 200 a 300 metros de longitud.

Los bastidores miden 200 x 200 centímetros y en la parte inferior, se puede separar para meter maceteros o más peso. Están probados con vientos de 25/30 nudos, sin peso dentro y ni se mueven.

Total visitas a esta entrada: 342
Visitas Hoy: 3
Total Web: 61958